UN LARGO CAMINO

2016.  La disparidad de género en la educación primaria en países de desarrollo es una realidad.

En la educación secundaria y superior hay 64 niñas por cada 100 niños.

1 de cada 3 mujeres en todo el mundo sufre violencia física o sexual.

Cada día mueren 800 mujeres a causa del matrimonio infantil, la ablación o los abortos obligados.

Las mujeres ganan entre un 10 y un 30% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo.

Las mujeres representan un pobre 22% de los parlamentarios en gobiernos de todo el mundo.

Comparto estos datos, porque por alguna razón, tiendo a cometer el error de pensar que las cosas que son obvias para mí, también lo son para los demás. Los "En 2016 ya no se puede hablar de machismo", "El rollo este feminista es de lesbiana", "Cómo voy a ser feminista si soy un hombre..." me atropellan constantemente en mi día a día haciendo que me reafirme en la manera en que voy a educar a mis hijas, y a mis hijos. Chiamanda Ngozi, una escritora nigeriana brillante, con un sentido del humor muy elocuente, decía en uno de sus speeches lo siguiente:

"Enseñamos a las niñas a encogerse, a hacerse pequeñas, les decimos: -'Puedes tener ambición, pero no demasiada, debes querer tener éxito, pero no mucho éxito, o de lo contrario, serás una amenaza para el hombre.

Porque soy mujer, se supone que aspiro al matrimonio, se supone que en todas las decisiones importantes que tome en mi vida tendré en cuenta que el matrimonio es lo más importante. El matrimonio es un concepto lleno de felicidad, amor y soporte mutuo, pero por qué les enseñamos a las niñas a aspirar al matrimonio y no les enseñamos a los niños lo mismo?

Educamos a las niñas para que se vean entre ellas como competidoras, y no por trabajo o metas, lo que creo que podría ser bueno, sino por la atención del hombre.

Educamos a las niñas de manera que ellas no pueden ser seres sexuales, no del mismo modo que lo son los hombres."

El feminismo va más allá de los derechos de las mujeres, el feminismo también defiende que el hombre deje de ser presionado por probar su masculinidad, que hombres y mujeres dejen de sentir el peso de las expectativas puestas en cada uno: 'la mujer tiene que saber cocinar', 'la mujer tiene que querer tener hijos y sacrificar el trabajo para cuidar de ellos', 'el hombre debe pagar siempre en la primera cita', 'el hombre debe ser fuerte y económicamente responsable de todo'. 

Hay tantas historias que contar, que no me dan las páginas (algún día me darán). Pero aquí me acuerdo de todas ellas. Heroínas.

Wangari Maathai (Nobel de la Paz, 2004): "Cuanto más alto subo, menos mujeres hay"

FEMINISMO: Corriente que promueve la igualdad entre hombres y mujeres.

FEMINISM: The advocacy of women's rights on the ground of the equality of the sexes.