Lo esencial es invisible a tus ojos

Te has buscado alguna vez el alma en el espejo? No se ve. Ya lo decía aquél que soñaba en los aires: "Lo esencial es invisible a los ojos" (a los tuyos): Quédate con el que sea capaz de recorrer con la mirada toda tu alma. El que sea capaz de besarte los miedos. El que te coma la sonrisa. El que te quiera con el corazón y con las tripas.

Y cuando aparezca(n), no olvides preguntar por tu alma, porque será el único que sea justo describiendo tu maravillosa complejidad.